El fino arte del té!
 
(0 item) - $ 0,00

No tiene artículos en su carrito de compras.

La forma tradicional de preparar el té en China

La cultura de té en China se cree tiene más de 5000 años. Es una tradición milenaria, que se ha perfeccionado con los siglos, tanto en la siembra y cultivo de la plata, como también en la preparación de una excelente infusión de la hoja.

La forma tradicional de preparar el té en China
La cultura de té en China se cree tiene más de 5000 años. Es una tradición milenaria, que se ha perfeccionado con los siglos, tanto en la siembra y cultivo de la planta, como también en la preparación de una excelente infusión de la hoja. Para el ritual de preparar y degustar el té, existe una forma tradicional, que aún hoy tiene vigencia, y es la llamada Gong Fu Cha, que significa “hacer té con gran esfuerzo”. En este maravilloso proceso, el catador de té cuenta con varias herramientas que le permiten preparar una infusión excepcional; una infusión que saca todo lo bueno del té, dejando en la hoja lo no tan bueno. El proceso cuenta con una bandeja de madera o bambú hueca, que no solo sirve de plataforma para la preparación del té, sino que además recibe toda el agua que se pueda regar o descartar; cuenta también con varios recipientes llamados gaiwans, que son puntualmente donde se prepara el té. Estos recipientes tienen forma de un pequeño bowl con el borde ligeramente doblado hacia afuera y una tapa que permite filtrar la infusión. Al iniciar la degustación, catador muestra en primera instancia las hojas de té a preparar, en unos pequeños presentadores, para luego servirlo en los gaiwans. Aquí, vierte muy despacio agua caliente de máximo 85ºC, y deja en infusión por hasta 2 minutos. En el gaiwan, las hojas pueden hidratarse y expandirse sin ser apretadas y soltar todos los maravillosos beneficios del té. Al pasar el tiempo ideal, el catador tiene la opción de servir el té directamente en las zishas (pequeñas tacitas de cerámica de los participantes) o verterlo en un pitcher. El beneficio de pasar el té por el pitcher, es que la infusión puede enfriarse un poco más y, sobre todo, quedar homogénea. El pitcher cuenta con una boquilla para servir con delicadeza el té en las zishas. Un buen té puede prepararse más de 3 veces, esto quiere decir, que las mismas hojas de una porción de té, deben poderse infusionar varias veces sin perder la fuerza del sabor o aroma. Sabiendo esto, el catador, luego de preparar y catar la primera infusión del té con los participantes, pasa a repetir el proceso dos o tres veces más. Tradicionalmente esta ceremonia se utiliza en China para catar una misma receta de té, pero de diferentes plantaciones o cultivadores, y detectar las sutilezas de los aromas y tonos que puede llegar a tener cada producción. Nosotros en ArtTé, hacemos esta preparación, con todos los instrumentos, pero para catar diversas familias de té, aromatizados o puros, con el fin de que las personas puedan realmente diferenciar los sabores característicos de cada familia y aprender sobre esta milenaria cultura.

Categoría: Clásicos ArtTé